20 de abril de 2010

VIII CARRERA DE MONTAÑA DE CUENCA


El pasado domingo nuestro compañero Ascendino participo en la VIII edicion de la carrera de montaña de Cuenca, estamos pendientes de que nos cuente un poco como le fue pero adelantaros que quedo 21 en la general siendo el 2º en la categoria de Veteranos "A", todo un logro sobre una distancia de 23 km y 420 mts. y que completo en 2:37:16.
!!ENHORABUENA CAMPEON¡¡¡



CARRERA POR MONTAÑA CIUDAD DE CUENCA

(POR ASCENDINO)

CAFÉS, COPAS Y PUROS

Cafés copas y puros, sí sí, así comienzo esta crónica de la tradicional carrera por montaña en Cuenca. Según los entendidos, la única carrera por montaña en España que se desarrolla íntegramente en una capital de provincia.

Como muchos de vosotros sabéis, los Quijotes cabalgan en muchos terrenos, y este domingo pasado domingo las andanzas de uno de ellos le ha llevado a correr la carrera por montaña de Cuenca, razón por la que no asistió a Casas Ibañez. Pues bien aquí va esta historia, de la que sólo al final sabremos el porqué de su título.

Todo comienza a las 6:45 de la mañana del domingo cuando mi amigo Andrés me recoge para hacer el desplazamiento a Cuenca. En realidad habíamos planeado pasar el fin de semana en Cuenca con las familias, pero vista la predicción del tiempo, de todos conocida, decidimos cancelarlo e ir los dos solos.

Llegamos a cuenca a las 8:20 y es aquí es donde comienza a cobrar sentido el título de la actividad, porque los dos entramos en un bar y tomamos unos cafés, “echamos unos puros” y ya con algo menos de peso, a recoger el dorsal.

A eso de las 9:30 de la maña, comienza la prueba. Es un recorrido de 23,5 km y 1460 m de desnivel. A pesar del mal tiempo reinante, la mañana no es muy fría aunque todo está mojado de la tormenta de la noche anterior. Ya desde el inicio, como debe ser en una carrera de esta índole, nos comenzamos hidratando bien: primero por los pies por la gran cantidad de charcos y barro en algunas partes de las sendas, después por dentro con el agua de los avituallamientos y finalmente por fuera con el agua de la lluvia que cae a partir del primer tercio de la carrera.

El caso es que entre subidas, bajadas, vadeo de turistas, chaparrones y resbalones va transcurriendo la prueba. El recorrido muy bonito, como ya sabíamos los que conocemos la prueba, tanto que nos deja sin palabras y a veces sin resuello.

El caso es que en algo más de dos horas y media, Andrés y yo nos plantamos en la meta. Y aquí es donde termina de cobrar sentido el título de ésta crónica, pues además de la preceptiva camiseta técnica, nos dan un jamón y dos copas (y esta vez no son de cerveza) a cada uno al entrar en el pódium de veteranos A. Por tanto el título de cafés, copas y puros cobra ahora pleno sentido.

Después ya se sabemos…, Andrés y yo, con los jamones y la quincalla, todos más contentos que unas pascuas, para Albacete.

Ascendino.