15 de abril de 2011

QUIJOTES EN EL MULHACEN


Llevabamos tiempo planeando Ascendino y yo un fin de semana en Sierra Nevada para embrutecernos un poco en la alta montaña...y vaya si lo hicimos. Se hizo esperar pero finalmente el viernes pasado pusimos rumbo a Graná con mi amigo Luis.
Toda buena aventura requiere un brindis de buena suerte y nosotros lo hicimos en el bar El Mirador en plena carretera de la Sierra. Bocata de tortilla de patatas con jamon, chorizo, queso y mil cosas mas. Tapa de pan con tocino de Trevelez y un par de cañas nos pusieron en orbita. Enseguida alcanzamos el parking de los Albergues Universitarios a 2500 metros no sin antes estar a punto de "zamparnos" una vaca aventurera que cruzaba la carretera con toda parsimonia en medio del "negror mas absoluto existente".
Despues de la "casi cena a base de vaca" nos cambiamos, pusimos el frontal en la cabocha y el mochilon a la espalda. En las primeras cuestas me acorde del camarero que me sirvio tamaño bocata. Ascendino me decia que al quinto cuesco se me irian las penas (os adverti que ibamos a embrutecernos!) No era verdad. Esquivando las maquinas pisanieves que preparaban las pistas de esqui subimos a tajo parejo con Ascendino haciendo honor a su nombre y moviendose como se mueve uno en su casa sin tener que encender las luces de madrugada (que cabron el tio, como se conoce aquello!!). Luis y yo echando la hiel en la primera hora...y en la segunda....y en la tercera.
Tras dos largas horas, mas de 600 metros de desnivel salvados y casi cascarnos una buena leche por la nieve helada alcanzamos el Refugio de La Carihuela...hogar dulce hogar...que estaba lleno!!! Asi que Ascendino se puso a cavar un buen "boquete" en la nieve para vivaquear esa noche. Un HOTEL puramente de MIL ESTRELLAS. No hacia frio pero el viento era jodiamente molesto y la verdad es que no dormimos mucho (a pesar de que me acusaron de roncar...yoooo????)
El sabado nos pusimos rapido en orbita debido al ventarron que soplaba alli arriba. Desayunamos bien en el refugio mientras los montañeros nos decian que si lo llegan a saber nos habrian hecho hueco dentro....CABRONES!!!!. Apechusques al lomo y descenso desde La Carihuela hasta alcanzar el Paso de Los Machos, que cruzamos con precaucion pero a buen ritmo...hasta que Ascendino perdio la esterilla para el saco que volo ladera abajo....pero, que son doscientosypicometrosdedesnivelporunapaladenievequeacababaenunabismo para Ascendino???...pos ná!!! Asi que dijo...en un rato os veo!. Y se lanzo montaña abajo cual cabra montesa. Alcanzo la esterilla a unos veinte metros del tajo brutal por el cual casi se llegaba a Graná y se puso en marcha otra vez hacia nosotros. Nos encontramos mas tarde en el precioso refugio de Villavientos, donde dejamos el grueso del material ya que hariamos noche alli. De nuevo en marcha, fuimos a la conquista del Mulhacen, techo de la Peninsula. El dia era espectacular, sin apenas viento y ninguna nube. Pero el calor alli arriba hizo que la nieve se pusiera penosa, impracticable. Asi que subimos rapidillo. Yo ya sin el yugo del mochilon me vine arriba y Ascendino fuerte como siempre. Luis sufriendo un poco mas abajo pero sin quejarse. Enseguida alcanzamos la cima donde almorzamos un poco ya que hacia muy bueno. Pretendiamos subir La Alcazaba pero la nieve estaba blanda a media altura y ante el riesgo de rompernos una pierna, o peor la crisma por un alud, decidimos poner rumbo de vuelta al refugio ya que la paliza habia sido suficiente.
Una vez alli el siestorro al sol fue memorable, cojonudo vamos. Encontre una piedra enorme, plana y ligeramente inclinada orientada al sol. Alli me quede como un lagarto. Ascendino y Luis se tiraron en el porche como dos perrillos. No queria que se acabara nunca pero una rafaga de viento casi consigue llevarse nuestro material tendido al sol asi que decidimos merendar mientras el solo se ponia tras un paisaje espectacular como el que brindan las montañas nevadas. Este momento siempre es especial y casi sobrecogedor. Pan con fuet y otras delicias acarreadas (cuando lo cargas en la espalda por medio mundo siempre sabe mejor). La merienda dio paso a la cena. El menu fue cous cous especiado, fuet y queso. De postre dimos cuenta de un litrillo de pacharan casero....y no nos pasó ná!!!!. Este fue otro momento sobrecogedor, eh Ascendino??? Como le daba viaje tras viaje!!!.
Nos fuimos amorrando al pilon a partir de las diez y una vez contempladas las estrellas nos fuimos a dormir, esta vez si bajo techo y comodamente con todo el refugio para los tres y con el cuerpo calentito por el pacharan y las especias del cous cous.
El domingo, a las 7.00 am en planta. El objetivo estaba claro: llegar al coche a mediodia para tomar un cañusco y salir zumbando a La Puebla de Don Fadrique, ya que Ascedino habia prometido currarse unas migas en casa de sus suegros si estabamos alli a la hora de comer. Ni que decir tiene que volvimos sobre nuestros pasos raudos y veloces!!! A las 12.00 estabamos dejando las mochilas en el coche (Ascendino un rato antes, estaba ansiao el jodio con el cruzquarius!!!!) y tras dar cuenta de la mejor cerveza que te hayas bebido en tu vida pusimos rumbo a La Puebla, el paraiso terrenal!. Lo digo porque la mujer de Ascen y sus padres nos agasajaron hasta abrumarnos y Ascen se curro unas migas con chorizo y torrezno que estaban cojonudas!!! Muy a nuestro pesar tuvimos que partir sin siesta alguna asi que el cafe estaba bien cargado y a prueba de cabezazos al volante.
Enteros, cansados y con las pilas cargadas llegamos a Albacete con un palizon en el cuerpo que debe servir como puesta a punto para Ronda, que esta a la vuelta de la esquina. En la proxima expedicion, que la habra, esperamos mas asistentes dentro del club. Estaremos encantados!!!

Salud Quijotes! Jorge....