22 de agosto de 2011

CAUDETE 2011


Después que en tus calles Caudete corrí,

muchas cosas nos sobraban:

la respiración, el aliento, el habla,

todas ellas menesterosas.

Pero ¡Vive Dios! por sus gentes

bien vale nuestro sacrificio:

ardores, vapores, sopores, olores…

corremos con tal empeño y vicio

que todos se tornan amores.

-¡Ánimo valientes!, dicen unos,

-¡Qué semblante tan atroz!, exclaman otros,

cuando cuesta arriba a sus veras

cruza maltrecha nuestra osamenta,

en tanto nuestros pensamientos dilucidan:

¿Llegaré entero o de segunda mano en venta?

Local bien preparado tenía

para tal cantidad de viandas

que otros pletóricos años ofrecían;

con esta Crisis que atenaza

no ha dado para charcutería

pero tan rica pieza de salchichón cayó

que no llegose a guardarla.

Escasa representación dosquinceña hubo

David, Paquito, y Sebas

que aún siendo Tuno

terror nocturno sintió en plena tarde

cuando ni veinte, ni diez, ni ocho,

¡tres! atletas desperdigados sobre asfalto

que no puntuaron ni en Caudete ni en Marte.

Feliz idea y grata respuesta DonQuijotesca:

-- Ángel - ¿Cómo a Caudete vas?

- Quedado hemos en Daniel´s Bar.

-- Encontrémonos pues y aunémonos,

la senda es peligrosa y aburrida la soledad,

acuérdate también que tres horas te duró

otrora viaje sin par en autobús a trabajar.

Dos vellos Quijotes (Agustín y Ángel)

y una bella Dulcinea (Mamen)

tuvieron a bien en Buga dosquinceño viajar:

tiempo hubo de charla, risas,

hilarantes confidencias contar.

¿Qué más da correr ya?

Sano deporte es abdominal

a mandíbula batiente ejercitar

que cientos de kilómetros trotar

sin esbozar sonrisa alguna.

En el otro coche Javi, Antonio, Jorge y Manuel

tremendos DonQuijotes donde los haya

más imponentes personas son

que kilómetros recorridos tienen;

de amistad atlética y aprecio mutuo

DosQuinces y DonQuijotes

¡¡Viva!! donde estuvieren.

No contentos con la cifra

DonQuijotes completaron su tenaz vanguardia

con Laura, Hector y Pedro de la Rosa

raudos adalides y tercer premio femenino

junto con Manuel y Antonio Aroca

por debajo de 50´ ¡qué jodidos!.

Con chulería castiza

nos adelantó tal cual comenzamos

Raúl Puche, hombre probo atleta insigne

pero con la Meta en ciernes

Mamen y Sebas acelerados

alcanzaron muy sobrados

a un sorprendido Puche

que contento por vernos a su lado,

nos felicitó al llegar con aliento

aunque él estuviere muy agotado.

¡Qué denodada lucha!

¡Cuan largo fue el último esfuerzo!

tras cruzar el engañoso arco de Meta

aún nos faltaban cientos de metros.

¿Será posible eliminar la última vuelta

aunque al campo lleguemos andando

alegres desde el penúltimo arco de Meta

y no con el páncreas en la mano?

¡Llegamos, cruzamos la ansiada Meta!

-¿Dónde están los refrescos varios?

--¡Allí, allí se hallan!

¡Sandias, Isotónicas, Colas, Aguas

Cervezas, hasta empanadillas y empanada!

¡Viva la Organización, Viva sus ciudadanos!

¡Viva Caudete entera!

aunque quedemos tan alejados.



Pasemos a la prosa para describir los logros atléticos de nuestros héroes que por Club, nombre y crono son:

Club DOSQUINCE:

Paquito: 0:52:03. Sin hacer mucho ruido pero avanzando.

David: 0:52:03. Curando lesiones y entrenando, se dispara.

Sebas: 0:57:56. Bajó de 5 min/km en Tarazona pero en Caudete el páncreas se le cayó al suelo en la cuesta y algo le retrasó.

Club DONQUIJOTE:

Manuel: 0:44:44. Number one DonQuijotesco en ésta carrera, como un chavalote con zapatos nuevos.

Héctor: 0:48:02. Un decente number two.

Laura: 0:48:05. 3ª en su categoría, bella y veloz.

Antonio Aroca: 0:48:27. En su rauda línea.

Pedro de la Rosa: 0:48:27. Cuando llegamos a Meta ya estaba peinado, con muda nueva y oliendo a Nenuco.

Jorge: 0:50:22. Monstruo atlético fuera de serie y buena gente.

Ángel: 0:54:24. A puntito de bajar el límite asintótico de 5 min/km.

Javier: 0:55:30. Con la prole que tiene es una muy buena marca.

Mamen: 0:58:04. Pudo haber hecho mejor tiempo pero su carácter samaritano intrínseco le impidió abandonar a su suerte a Sebas y su páncreas.

Agustín: 1:02:42. Un par de Chinchilla´s-Training y empieza a dar collejas en el cogote a más de un guapito de cara.

--SEBAS—

“DosQuinjote Chronical”