3 de abril de 2011

VIII MEDIO MARATON DE LA RODA 2011


Fotos de David desde la imagen.....

* En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no hace mucho tiempo que vivía un Hidalgo runner, de los de dorsal torcido, reloj GPS en la gobanilla, algo fondón y poco corredor.

Rondaba nuestro hidalgo la edad de los cuarenta, (que no joden pero atormentan) tenía la tez morena, la nariz aguileña, y peinaba canas a pesar de su juventud.

Le ocurrió a nuestro hidalgo que de tanto leer blogs de atletas populares, crónicas en páginas de club de atletismo, y ver fotos del rincón de Gabi perdió la razón. Leía relatos de caballería atlética hasta el punto de que aquellas lecturas le sorbieron el seso y en ocasiones se le olvidaba hasta comer, pasaba días leyendo las aventuras de valientes caballeros atléticos, como el singular Sebas de la laureada Orden Dosquince en cuyos relatos mencionaba las andanzas de otros tantos caballeros, como el valiente Troteitor, o el infatigable Gossi curtido en mil batallas junto a su fiel escudero Juanito Trampolín. Muchas de esas historias eran recopiladas y publicadas por maese Pedro Gª de la Rosa, (reputado escribiente de la época).

A nuestro amigo le gustaba imaginarse a sí mismo corriendo con la soltura y gallardía de aquellos caballeros runners tan fielmente plasmados por el genial artista de la época, Agustín Fraile, quien mas bien pareciera querer entrar en cada una de la magníficas imágenes que retrataba y así ser partícipe de la historia que estaba inmortalizando. No olvidemos que Agustín fue ¨corredor antes que Fraile¨....

Una tarde del mes de Febrero, y tras degustar unos espagueti carbonara se armó nuestro amigo de valor y calzando sus ASICS gel nimbus 12, salió en busca de aventuras atlético-populares. Reloj GPS en mano y chip amarillo en pié encaminó sus pasos a la preciosa localidad de Elche de la Sierra. Allí, compartió cuestas, duelos y quebrantos con la sin par Mamen (Dulcinea del club Don Quijote) quien entre subida y bajada y a la sombra de la Peña de San Blas, le propuso formar parte de la muy heroica orden de caballería, CLUB DE ATLETISMO DON QUIJOTE ALBACETE, de la que Mamen era madrina. Aceptó gustoso nuestro protagonista, pues no es cosa de Caballeros Atléticos rechazar tales ofrecimientos de una dama. Así que rodilla en tierra y con las cuestas y olivares como únicos testigos del juramento, con voz firme pronunció nuestro hombre lo que a continuación se relata:

– Juro ante ti Mamen, altísima dama del atletismo, desfacer entuertos, desagraviar a los menesterosos y luchar contra los monstruos y criaturas que se presenten en forma de kilómetros, maratones y carreras de montaña con sus desaforadas cuestas, y no descansar hasta vencer a mi más terrible enemigo, el endiablado y descomunal CRONÓMETRO a quien siempre intentaré derrotar en desigual batalla.

(Aquí se ve claramente que nuestro amigo tenía la cabeza como una espuerta de gatos).

Mamen, entre sorprendida y acojonada ante semejante personaje y su verborrea contestó :

– Sí, Javi, sí … ya si eso … vete tú delante y busca a Gabi (el del rincón) para que te inscriba en el circuito como Quijote. Loco de contento corrió como alma que lleva el diablo en busca de Gabi mientras profería unos extraños versos dedicados a su único y verdadero amor, Virginia.

Un pastor que por allí andaba relató que lo que gritaba mientras corría era algo así:

– Verdinegro el corazón

– Verdinegra mi armadura

– Verdinegra es mi sangre

– Verdinegra tu hermosura.

– Verdinegra es mi suerte

– Verdinegra por tenerte

– Verdinegra es mi alma

– Verdinegra hasta la muerte.....

Y así fue como pasó nuestro héroe a formar parte de tan verdinegro y honorable club.

Semanas mas tarde recaló nuestro Caballero en la noble villa de La Roda, y rodeado de sus compañeros de armas disputó el VIII Medio Maratón de La Roda. Mañana gris plomo con amenazante lluvia que no hizo acto de presencia hasta que los últimos corredores cruzaron la meta. Perfecta organización, alguna novedad en el trazado y numeroso público durante el recorrido a pesar del día nublado. El viento apareció intermitentemente y a veces hasta se agradecía. En lo deportivo, decir que fuimos 23 quijotes y una dulcinea, Laura, los que cruzamos la meta, en este orden:

* Miguel Oliver (01:18:29),

* Jesús Reolid (01:23:20),

* José Antonio Robles (01:25:27),

* Ascendino Gómez (01:25.48),

* Francisco Javier Robles (01:27:52),

* Pedro Oliver (01:25:17),

* Jaime Castillejos (01:30:40),

* Julián Robles (01:30:55),

* Miguel Linares (01:30:42),

* Jesús Rivera (01:32:44),

* Antonio Avendaño (01:34:43),

* Maese Pedro García de la Rosa (01:34:49),

* Ángel Rodenas (no se puede tener una chiquilla mas bonica), (01:39:03),

* Laureano García (MARCA PERSONAL (01:40;53),

* Laura Villar (01:42:16),

* Jorge Lozano (01:42:34),

* Rodrigo Pérez (donde pongo el ojo paro el cronómetro (01:44:23),

* José Luis Santoyo (01:44:43),

* Antonio Carrillo (MARCA PERSONAL (01:46:04),

* Juan Carlos Segura (derrochando humanidad ) (01:48:14),

* Javier Martínez (el que suscribe 01:49:03),

* Paco Milán (mi compañero durante los primeros 14 kilómetros) 01:51:50),

* Doctor Brasero (01:52:00),

* y nuestro presidente Ángel Robles a la sazón mi compañero de coche (01:58:38).

Generosa la bolsa del corredor como es habitual en ésta noble Villa, conocida en medio mundo por su buena gente y sus famosos Miguelitos

JAVIER MARTÍNEZ LORENZO

Verdinegro el corazón.....