26 de junio de 2011

7ª PRUEBA DE ORIENTACION

CAMPAMENTO SAN JUAN. RIOPAR

El domingo 20-6-11 los asíduos a orientación nos diriguimos hacia Riópar. El Campamento San Juan se encuentra a unos 5 km del pueblo, en una pradera rodeada de soberbios pinares. Aquí hay un campamento de la Junta donde los niños se lo pasan pipa. Se notaba la lejanía de la capital ya que acudió menos gente de la habitual, aunque sí vino un grupo numeroso de Villacarrillo (Jaén). El calor ya está haciendo de las suyas, y a primera hora el sol ya picaba. En esta ocasión acudimos Alberto Picazo, yo y las respectivas familias. Cogí hora de salida a la 11 h y así dar algo de ventaja al resto de quijotes. Me calcé las zapatillas nuevas de fútbol multitacos. Si lo oís bien, zapas de fútbol, ya que los tacos ayudan a anclarte mejor en las pendientes; muchas tienen una gruesa alfombra de agujas de pino secas y resbalan que da gusto. Mi carrera era la básica de Iniciación Naranja con 3,3 km y 140 m de desnivel.

El recorrido se podía dividir en 2 partes diferenciadas:

- la 1ª mitad donde las balizas se localizaban cercanas a caminos pudiendo utilizar los senderos para ir de un lado a otro. Había bosque espeso de pinos con fuertes rampas de subida-bajada pero poco matorral entre los pinos. Este tramo de la carrera fue rápido.

-en la 2ª parte de recorrido habían colocado las balizas en medio de ninguna parte, es decir no podías usar caminos, y la carrera se convirtió en un “cross” campo a través.¿Ahora entendeis por qué unos usan mallas largas, otros calcetines altos con refuerzos, y otros polainas? Para evitar los arañazos de romeros, retamas y aliagas. Al menos en muchos tramos se iba por zonas de sombra de pinos. La carrera se ralentizó en parte por el espeso sotobosque, en parte por varios despites al localizar balizas. Cuando estás en medio del bosque, con un campo de visión reducido por la espesura y sin zonas de referencia, todas las vaguadas, lomas y laderas te parecen igual. Aquí empieza lo divertido de la Orientación y en dónde se tiene que afinar con las técnicas orientadoras: usar elementos lineales como arroyos secos y crestas de lomas ya que no hay caminos, usar líneas de parada como caminos y vaguadas para saber que te has pasado el control y hay que retroceder, usar la técnica de recolocación si te pierdes para volver a resituarte en el mapa, usar puntos de ataque más fáciles de reconocer y así poder atacar mejor la baliza. O sea que hay que aprender a estrujar las neuronas aunque el cansancio acumulado no deje pensar bien. A veces hay que estar atento a los otros corredores por si alguno ha encontrado la baliza y sale disparado hacia un nuevo control (esta es una técnica parasitaria, pero válida).

Miraba el reloj y veía como pasaban rápidos los minutos. Mi objetivo era acabar en menos de 1 hora. Al final hice 54’ y aún así hubo otro corredor con 2’ menos. Los 3,3 km se convirtieron en 4,8 km en el GPS, y de desnivel ni te cuento. Y eso que tenía la carrera corta ¿os imaginais como serán las de Veteranos o Senior que es el doble de larga con mayor desnivel?. El resto de corredores, niños y quijotes fueron acabando. Muchos comentaban la abundancia de tropezones en el bosque. Alberto explicó que le había parecido más fácil que otras carreras anteriores: supongo que porque va afinando en las tecnicas orientadoras y porque va despacio sobre seguro.

Ahora llega el parón veraniego Sólo queda la de Chinchilla en Septiembre.

Hasta pronto. Brasero

VIII Carrera Popular de Valparaíso de Toledo

Julio Rey, Juan Francisco Fernández, Pedro José González y David Álvarez llegan, por este orden y bajo una temperatura cercana a los 30ºC, tras el madrileño en la 8ª edición de la prueba disputada en el barrio toledano.
Y entre semejante elenco de atletas, allí se encontraban dos quijotes, David y Jose Antonio, acompañados por sus respectivas para dejar patente el color de moda, el verdinegro.
Todo comenzó con un fin de semana lúdico por la Ciudad Imperial, coincidían dos carreras en el mismo, una el sábado (Valparaíso) y otra el domingo (Casco Histórico), las dos con distancias similares de unos 5 kilómetros, y así nos decidimos por la primera por varios motivos, el sábado por la mañana llegaba David a Toledo y así con el tiempo justo no le daba mucho tiempo a echarse atrás, también el sábado el cuerpo estaba menos castigado por alguna caña que otra y finalmente porque era una carrera de un barrio de Toledo, habría poca gente y podría caer algo, ¿por que no?.
Aunque ya el viernes por la tarde después de ver un cartel de la carrera ya perdía un poco las esperanzas de poder mojar algo (había premios en metálico hasta los 6 primeros), eso significaba que alguno que otro de los galgos se dejaría ver. Pero al mismo tiempo era una carrera corta que siempre apetece hacer, ya que en Albacete se echan de menos estas carreras.
Así el sábado conforme llegaba David a Toledo, nos cambiamos rápidamente y marchamos a la carrera, nos inscribimos y comenzamos el calentamiento, viendo a nuestros rivales haciendo lo mismo. David y yo nos miramos y decimos: “parece que esta gente corre mucho”, ya sabeis empiezas a ver camisetas del bikila, club atletismo toledo, y esos tipitos que denotan que no corren nada mal, esas medias altas, y alguna cara que otra conocida, Julio Rey, Jose Luis Delgado y otro compañero de Albacete que ya nos avisaba del nivel de allí. Pero nosotros tambien ibamos con nuestra equipación del quijote y al mismo tiempo le comentaba a David, “ellos no nos conocen, les estaremos sembrando dudas, se estarán preguntando de donde han salido esta gente de Albacete, si correran mucho”, aunque una vez que empezará la carrera les ibamos a sacar rápidamente de esas dudas.
El recorrido una avenida a la que daríamos 1 vuelta pequeña y 4 vueltas grandes. Nada más dar la salida salimos todos escopetados, el ritmo muy fuerte para mí, pero para una vez que puedo correr con esta gente aguantaré lo que pueda. A Julio del Val, no le debía parecer tan rápido porque de la velocidad con la que salió se pasó el cruce de la primera vuelta pequeña y tuvieron que darle unas voces para que diera la vuelta, de modo que los primeros del grupo levantaron la mano y bajaron un poco el ritmo (calculo que sobre 3'45'') para que volviera a llegar al grupo (he de reconocer que este pequeño descanso, por llamarlo de alguna manera, me vino de maravilla), que no tardo demasiado y enseguida el par de Julios comenzaron a poner las cosas en su sitio. Logré aguantar en el grupo de cabeza (de 7 unidades) como 1 km, descolgándome luego a un segundo grupo (de otros tantos) con los que estuve otro par de kilómetros, el resto de carrera tuve que darles unos metros y sufrir en solitario intentando mantener un ritmo alto. Al final, contento con la carrera que hice porque me salió a 3' 34'' km, porque supe aguantar el alto ritmo sin desfondarme y porque fue una gozada poder rodar con la gente de cabeza aunque no fuera demasiado tiempo, incluso intenté seguir el cambio de Julio Rey (evidentemente no pude).
En cuanto a David, tambien hizo un carreron acabando muy contento, puesto que hacía mucho tiempo que no corría en ritmos tan altos, acabó la carrera a 4' 26'' km y con mejor cara de la que nos tiene acostumbrados en otras carreras. Incluso amenaza con volver a correr rápido recordandonos cuando era una de las liebres del club.

Jose A. Robles.