5 de febrero de 2012

QUIJOTERIAS......

COMO UN GUANTE 

                        No podemos negarlo, hay gente tonta, gente menos tonta, gente normal, gente lista,  gente que se sale, y por último algunos que son más finos que el coral.

            Yo personalmente me considero del montón, pero sé reconocer a la gente “fina” con solo olerla.

            ¿ Cómo cuantificar el grado de inteligencia de una persona? Ni los expertos se ponen de acuerdo. Que si la inteligencia matemática, que si inteligencia interpersonal, que si inteligencia lingüística, emocional.....etc. Es todo tan subjetivo...

            En el caso de Pedro de la Rosa, creo que confluyen varios de estos tipos de inteligencia, pero la que predomina claramente es  la de tipo “finura”. Sí, ha leído usted bien, la “finura”.

            ¿Qué es para mí la finura?

            Pues básicamente, la “finura” es la capacidad de ver más allá, de tener más reflejos que un gato, de calar al personal con dos golpes de vista, la de ver las condiciones del toro antes de que salga por el toril, de hacer la radiografía de una persona en un segundo, de empatizar con el que tienes delante mientras no pierdes detalle de nada. La capacidad de dirigir el rebaño sin que nadie lo advierta, de reírte de alguien mientras te ríes con alguien, de cuestionarte todo, de no conformarte con nada y conformarte con poco, de elevarte por encima de una situación para tomar perspectiva, de persuadir a cualquiera con cuatro frases, en definitiva tener un sexto sentido.

            Además de todo lo anterior, Pedro reúne otras cualidades.

            Es perfeccionista hasta decir basta. Irónico pero con guasa, habla con todo el mundo hasta con las farolas, su sentido del humor está entre lo ácido y lo manchego, amigo de risas y francachelas, es el perejil de todas las salsas.

Dirige la orquesta en cualquier reunión, tiene un desparpajo fuera de lo común, y mucho sentido del espectáculo. Si Risto Mejide se retira de “Tú si que Vales”, bien podrían fichar a Perico, da el perfil perfectamente. Capta hasta el más mínimo detalle, se fija más que un búho por la noche.           

            Es el artífice de nuestra página web. La gestiona con una diligencia y eficacia dignas del mejor editor de un diario.

            Es un buen orador, habla por los codos, pero con  bastante clarividencia, sabe escuchar y discutir sobre cualquier tema.

            Siempre está al cabo de la calle y conoce cualquier noticia relacionada con el mundo del deporte en general y de las carreras en particular, para luego ponerla en nuestra web.

            En lo deportivo se exige al máximo, es un corredor  muy competitivo y sabe sufrir. Cuando tiene alguna lesión lo lleva con resignación cristiana. Si en alguna carrera no alcanza su objetivo, lo acepta como buen sufridor, no en vano es del Atlético de Madrid, y eso queramos o no, ayuda.   

            Es buena gente, buen compañero, se preocupa de todos y por todo. Es uno de los pilares fundamentales de nuestro club. Desarrolla una labor impagable al gestionar la web del club, dedicándole tiempo, trabajo  y esmero. Y sobre todo lo más importante, es un QUIJOTE auténtico, y eso ya dice mucho.  Gracias por tu trabajo desinteresado.           

             Entre sus gustos están todos los deportes, es buen aficionado a los toros y a confeccionar “trajes”...y no precisamente de luces...

            Veamos...

             _     Buenos días ¿Qué desea?

                    Un traje a medida por favor.

                    Está usted en el sitio indicado, hago trajes a medida, soy sastre, patronista y cortador, no doy puntada sin hilo, mis trajes son un primor.

                    Hago trajes para todo el mundo, para el banquero, el médico, el corredor... Tengo un ojo finísimo, tengo ojo de halcón.

                    A veces también me equivoco, al mejor escribiente se le va un borrón.

                    Tomando las medidas no tengo parangón.

                    Mire que  soy exigente,  quiero lo mejor.

                    Le quedará como un guante, se lo garantizo señor.

                    Le mostraré algunas telas de distinto color. Tenemos paños muy finos, lino para el calor, cuadro Príncipe de Gales, tergales de distinto grosor, y por supuesto lanas, las mejores, traídas del mismísimo Ecuador.

                    También utilizo el cariño para su confección, a veces también ironía, pero siempre sin acritud y con humor.

                    ¿ Qué talla necesito?

                    Así a primera vista, una cuarenta y dos de pantalón, de chaqueta le diría que una talla mayor.

                    Pruébese éste modelo, le quedará a la perfección, le retocaremos la sisa, y el bajo del pantalón....

                    ¿Lo vé? Como un guante, podría desfilar en New York, está usted muy elegante, se le ajusta como un condón.

                    Le quedo agradecido, nunca un traje me quedó mejor, que buen ojo tiene, jodido, me ha calado en tres coma dos, no me conoce tanto ni la madre que me parió. 

                    Cuando quiera le hago otro, quedo a su disposición, en Sastrería Pedro de la Rosa tenemos de lo bueno, lo mejor.

                                               Y el que diga lo contrario..... es un tipo estrafalario...
                 
 
                        Javier Martínez Lorenzo

                                                                                       

                                                                                  Verdinegro el corazón...