2 de abril de 2012

CTO.ESPAÑA 10K "CASTELLON 2012"

Cuando empieza uno en esto de las carreras enseguida toma referencias y se va fijando en la gente que más corre, a los que entre nosotros llamamos “la élite”, “los cracks”. Uno de los límites que tenemos en mente son los 35 minutos en un 10.000, correr por debajo de 3’ 30’’ el kilómetro, y cuando vemos a alguien que lo consigue ya lo consideramos como uno de “los buenos”.
En este ilustre club “de los sub 35” al principio de correr lo veía totalmente inalcanzable, imposible acceder a él  sin tener facultades innatas para ello (me hubiera conformado con correr un solo kilómetro por debajo de esos 3’ 30’’, como cuando tenía 14 años), pero estaba equivocado, con el tiempo, paciencia, esfuerzo y la ayuda de todos vosotros he ido mejorando, hasta llegar este año a un nivel en el que lo que era un sueño se podía convertir en una realidad. Así que desde el principio de la temporada he enfocado el primer gran objetivo de la misma a este reto, y había llegado el gran día de llamar a la puerta “club de los sub 35”.
El marco elegido no podía ser mejor: el Campeonato de España, con todos los grandes. El entrenamiento estaba realizado, la moral por las nubes y la adrenalina había comenzado a subir poco a poco hasta unos minutos antes de la carrera calentando con la “crem de la crem” en el que todavía se aceleraba más la subida de adrenalina.
Enseguida se hizo la hora de la salida, con algo de retraso al no existir cajones de salida por tiempos y querer ponerse todo el mundo delante, cosa que naturalmente es imposible y hacia preveer una salida complicada. Y así fue, pistoletazo y a correr, había que realizar una rápida salida para colocarse bien y poder correr, así que hubo que hacer algunos cambios para ello, lo que significo pasar por el kilómetro 1 en 3’ 15’’. Al ver el reloj la sensación era una mezcla de miedo y de satisfacción (por haber empezado tan rápido). Había que adecuar el ritmo y el paso por los kilómetros 2 y 3 los hice a 3’21’’ y 3’25’’, seguía siendo rápido, pero iba a por todas, los dos siguientes fueron a 3’30’’ y a 3’31’’, cumpliendo los primeros 5 kilómetros en 17’05’’.
Al mirar el reloj veo que llevo un tiempo extraordinario, no solo para bajar los 35 minutos, sino para pulverizarlos, pero no lo terminaba de ver claro. Las sensaciones no terminaban de ser buenas, estoy sufriendo y todavía queda mucho, así comienzo a pensar en ir de kilómetro en kilómetro llegando al 6 en 3’32’’, voy tocao, pero mantengo el ritmo, y vamos a por el 7, y aquí me voy a 3’34’’. Me estoy yendo de tiempo pero no puedo más. Ademas a estas alturas de carrera se van abriendo huecos y el aire complica todavía más la cosa.

Voy a por el 8 y este se me va a 3’37’’, es el momento más difícil de la carrera, estoy sufriendo mucho y me asaltan las dudas, incluso me dan ganas de parar, pero no puedo, hay que seguir adelante, hemos luchado mucho para estar aquí y voy a darlo todo antes de rendirme, entre en el tiempo que entre, no puedo echarme ahora para atrás, me acuerdo de todos vosotros y sé que estais ahí conmigo, así que no dejaré de luchar hasta el último momento.
 
Y con estos pensamiento llego al kilómetro 9 y vuelvo a mirar el reloj, 3’35’’ voy justo de tiempo, ¿llego, no llego?, estoy destrozado, apenas puedo mantener el ritmo, pero es el último kilómetro y la posibilidad de lograrlo esta ahí. Así que aprieto las manos e intento un último cambio (si es que todavía lo tengo), a ratos cierro los ojos, lo voy dando todo, no me quedo con nada, todavía no veo el tiempo y sigo corriendo todo lo que puedo y conforme me acerco ya veo el reloj y los 34’ y veo que sí, que voy a entrar, y que lo voy a hacer y entonces levanto los brazos para entrar en meta y parar el crono en 34’46’’, haciendo un último kilómetro agónico en 3’23’’. LO HE CONSEGUIDO, siento una gran satisfacción.

Y para concluir esta crónica me vienen dos frases a la cabeza:

-          IMPOSSIBLE IS NOTHING
-          SIN VOSOTROS NO HUBIERA SIDO POSIBLE, GRACIAS.