17 de abril de 2012

MINAYA 2012

EL QUE LA SIGUE, LA CONSIGUE, Y A VECES, EL QUE NO…………………TAMBIEN.



Esto es lo que suele ocurrir cuando ponemos mucho empeño en algo que al final consigue, también valdrían otras expresiones como “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”, o simplemente, “se veía venir”, pongamos en este caso al “plusmar” por ejemplo. Bueno el tema es que sobre lo que quiero reflexionar hoy en voz alta, es la presión, compromiso o exigencias que nos autoimponemos en el atletismo popular, muchas veces sin necesidad. Esos entrenos espartanos, ese “……..Hoy entreno aunque no tenga ganas porque tengo que completar km”, ese día que a medio entrenar te miras el reloj y piensas “vaya tela que me queda media hora aún”, ese día que llueve en plan diluvio y tu preparado en casa con el chubasquero y prometiéndote a ti mismo que si para un poquito pa la calle, no sé………………….son tantas y tantas situaciones las que ocurren y todas con el único fin de conseguir el ansiado objetivo.

Foto gentileza de J.Talavera
Bien pues esto es un poco una autobiografía de entrenamientos (y seguro que también de muchos de vosotros) de los diferentes retos que nos planteamos a lo largo del año, buscando los mejores resultados en maratón, media o los 10 km, unas veces con éxito y otras sin premio. Y reflexiono sobre esto porque el otro día en Minaya me tocó vivir la segunda parte del título de este pequeño relato, el …..Y A VECES, EL QUE NO,…..TAMBIÉN, y la verdad es que es ciertamente agradable, y placentero, tal vez por el objetivo, tal vez por la sorpresa de haberlo conseguido sin esperarlo, o incluso por pensar que “……sin buscarlo mira, ……..pues si lo llego a buscar…….” El caso es que conseguí mejorar mi registro en los 10k, y terminé más contento que unas castañuelas, pero a lo que voy, y que es realmente importante, es que muchas veces hay que relativizar la importancia de los entrenos y ser más flexibles teniendo en cuenta otros muchos factores como el descanso, el ocio personal, la vida familiar,…….. que nos aportan mucha estabilidad a nuestro día a día y eso sin duda se nota sin darnos cuenta en nuestras carreras. A veces sin preparar tanto, solo dejando las que las cosas sigan su curso, los objetivos también se cumplen y se consiguen. Trabajando por supuesto que también, y que muchas veces todas esos esfuerzos y situaciones delirantes que pasan por la cabeza del atleta popular se transforman en satisfactorios, porque me he reído mucho mientras me mojaba, he aguantado y al final la satisfacción fue muy grande, etc….……… Y al final y sea como fuere, y sin saber yo mismo si el fin justifica los medios, o es más importante el proceso, lo cierto es que creo que tenemos que encontrar la forma de la que más disfrutemos el ATLETISMO POPULAR, incluso aunque tenga que subir cuestas por el campo con el único objetivo de compartir un buen aperitivo con unos compañeros que curiosamente conocí corriendo.

En lo que a la carrera se refiere, un 10.000 raspao (según los gps faltaba algo), 2 vueltas a un circuito urbano, y una muy buena organización con el pueblo en la calle, que para la tarde de perros que hizo, estuvo muy bien, y del equipo, como buenos galgos salimos a correr 14 quijotes dispuestos a completar las 2 vueltas al circuito, con la esperanza de que unos de esos suspiros que lanzaba el dios EOLOS, nos lanzará directos a la meta, aunque por las caras de muchos y viendo las fotos de Gabi, más bien fue la pelea entre el hombre y el viento, que se libraba esquina tras esquina. Vencieron los diferentes quijotes al crono y al tiempo, y desde un servidor que paro el crono en los 36:21 hasta Luisa que lo hizo en 58:28 los quijotes fueron llegando a meta destacando la grandísima participación de Laura Villar (2ª senior femenina) y Raúl Reolid (3º en junior masculino), que fueron los que representaron al club en lo más alto. De las “clasis” también se extraen unos datos importantes para el club ya que contamos nuestra participación con 2 atletas por debajo de los 4 min/km (Javi y Jordi) otros 8 por debajo del 4:30 min/km (Laura, Julián, Tomas, Héctor, Raúl, Aroca, Nacho y Segura), 2 por debajo de la barrera de los 5 min/km (Angel el presi y Carrillo) y otros 2 quijotes Antonio Motilla 5:15 y Luisa que logró vencer la barrera de la hora con holgura en el día de su cumpleaños, donde además le regalaron unas zapatillas para destrozar el crono. Tras la carrera se agradeció el aperitivo post-competición a cubierto, aunque con el inconveniente de ser solo para los atletas. Desde mi punto de vista el post-carrera debe ser un punto de encuentro entre atletas, y familiares, no olvidando que son muchísimos los que se desplazan tantos km como los corredores y que aportan su “granazo” de arena en el circuito, porque sin sus ánimos, sin su acompañamiento, sin sus aplausos, ……… no sería lo mismo, por lo tanto pido por favor a las organizaciones vean la forma de hacer esto, que alguna habrá, aunque toquemos a menos patatas y cervezas. Y bueno pues de la carrera no os he contado mucho pero enrollarme un rato ggggggggggggggggggggggggggggggggggggg.

Javi Robles.