23 de mayo de 2012

ORIENTACION EN VILLAMALEA 2012

LIGA ESPAÑOLA DE ORIENTACION

Los días 11 y 12 de Mayo, hubo Orientación a lo grande en Mortanchinos (Villamalea). Coincidió con la media-maratón de Albacete, incluso en el calor.

El sábado 11, apremié a Pilar y los críos para ir pronto, pues teníamos hora de salida temprana, salvo Javier que salía a las 11 h. Pero ir con niños tiene el inconveniente que nunca sabes cuanto te vas a entretener. Llegamos a la zona de carrera con el tiempo justo. Si añadimos que el final eran 5 km de camino con tierra, la premura se hizo más acuciante. Habían habilitado un parking para coches y otro para caravanas. Ya había mucha gente y antes de las 10 h el termómetro marcaba 25º. Como era una prueba que puntuaba para la Liga Nacional había gente de toda España. Distintas carpas se habían montado para dar cabida a varias funciones: guardería, tienda, inscripciones, avituallamiento: todas a la sombra de los pinos.

A toda prisa alquilamos las pinzas de los críos y nos fuimos a la salida. Había gente de Alicante, Valencia, Toledo, Murcia, Cataluña, Madrid, Andalucía,… Y fuimos saliendo escalonados en el tiempo. En la zona de salida hacía un calor del carajo, y voceando se lo comenté a uno del GODIH: me dijo que bajase la voz, que había corredores concentrados “¡anda, como el sirope; pues que les echen agua!”. Nada más salir, busqué la pinza de salida. No la encontré. Otro corredor me dijo que debía ir a la 1ª baliza y que entonces contaba el tiempo. Luego me enteré que como sales con la hora dada, te cuenta desde esa hora; y todo el tiempo que me relajé buscando la 1ª baliza sirvió para pagar la novatada. Si a eso sumamos que estaba en la carrera de H35B, es decir los mediocres entre los buenos, por tanto más difícil que la iniciación, los minutos fueron pasando en un “plis-plas” sin encontrar la 1ª baliza. Tras calmar los nervios, sosegarme, recapacitar y pensar como si fuese una carrera de las del circuito provincial, encontré la 1ª baliza. Nuevo tropiezo con la 3ª, porque estaba muy distanciada, con cuestas, muchos matojos y con más calor. Las fuerzas empezaban a menguar (aunque ya sabeis que en las carreras normales soy de los primeros que flaquean). Las siguientes balizas fueron pasando bien hasta la 9. Tanto el calor y el cansancio estaban haciendo mella. A pesar de beber agua en un avituallamiento, cada vez iba más lento tanto en lo físico como en lo psíquico. Cada vez pensaba peor y cometí errores de principiante en las últimas balizas. Además ibamos por viñas con suelo de tierra suelta, difícil de correr. Tras acabar la carrera (quedé el 13), el la zona de avituallamiento creo que me bebí hasta el agua de los floreros. Luego repuse fuerzas, compre unas polainas en la carpa-tienda y ví al resto de la familia: los críos agotados y Pilar colorada como un pimiento morrón. Me dijo: “¡o nos vamos al aire acondicionado del coche, o me muero de calor¡ Y nos fuimos pensado en los que al día siguiente corrían la Media de Albacete: “la que les va a caer…!

Nota: esta crónica es del sábado, la carrera larga. La del domingo, la corta, lo hice tan mal que mejor no lo cuento.

Felicitar al GODIH-CODER por la perfecta organización del evento.

Saludos. Brasero