10 de agosto de 2012

TODOS CON JORGE.......

Animo  campeon y a comerse el MONT-BLANC..........

6 de agosto de 2012

VILLAMALEA 2012

Fotos de David desde la imagen....

Rodrigo y los "romanos"......

Los romanos fueron los primeros que se dieron cuenta, que había que tener unas buenas vías de comunicación entre los diferentes territorios que controlaban.  En principio era para transportar los minerales que había en la Sierra de Gredos, pero también se utilizaba para llegar con sus ejércitos a los levantamientos que se producían contra ellos, ya que no podemos olvidar que eran un pueblo invasor, que se instaló en Hispania, para llevarse las materias primas que le hacían falta.
Luego esta vía de comunicación se utilizó para la transumancia, forma parte de la Cañada Real Leonesa. Ahora hay una carretera que sube al Puerto del Pico, pero lo que te deja asombrado es el estado de conservación de la calzada, te imaginas a las legiones romana andando por allí con sus pesados trajes y te sientes como Espartaco atravesando España.
Bueno me dejo de historias y  voy a la carrera, la distancia exacta 4 kilómetros 600 metros. Se sale a 850 m. en Cuevas del Valle y se llaga a 1.360 en el Puerto del Pico, el desnivel es impresionante. Los que gana la carrera lo hacen en 22 minutos, lo hacen todo el tiempo corriendo. El resto sólo podemos correr el primer kilómetro, después andamos deprisa con ayuda de las manos en las rodillas. El dolor de riñones es impresionante, las pulsaciones se te disparan hasta 185 y la sensación es que se te sale el corazón por la boca.
Hay rampas de un 12% de desnivel en todo el recorrido,   sólo hay un pequeño descanso en el kilómetro 3. Correr por la calzada no es nada fácil, hay muchas piedras sueltas y cada 300 metros hay unos desagües naturales que son como pequeños escalones que hay que saltar y te machacan todavía más.
Lo curioso de la carrera es que se puede participar  con cualquier edad, se ve a muchos padres/madres con sus hijos/as subiendo y lo mejor de esto es que chavales de 14 o 15 años te pasan subiendo con una facilidad que te deja un poco descolocado, pero el peso de un Sancho Panza tiene sus consecuencias.
Este año el calor era el invitado de excepción, generalmente corre mucho aire, pero los 36 grados y el sol dando fuerte te pasaban factura. Lo mejor es que te daban agua fresquita las dos veces que atravesabas la carretera. Arriba sandia, agua y unas vistas impresionantes.
No deja de ser curioso, un Quijote corriendo por estas tierras tan distintas a las nuestras, pronto podremos hacer un programa de televisión de Carreras por el Mundo, seguro que sería muy seguidos por todos a los que nos gusta correr.
El año que viene repetiremos si tenemos la suerte de estar por aquí.
Rodrigus Ausgustus (Sancho Panza hasta el final).