25 de febrero de 2013

MARATON DE SEVILLA 2013


UN QUIJOTE EN SEVILLA 2013

Pues ya está hecho. La verdad es que, salvando las distancias, es como un parto. Tantos días pensando en la carrera, tantas dudas, temores y miedos,  y en un plis plas OBJETIVO CUMPLIDO, ¡¡ que alivio ¡!

Mis dos Maratones, han sido muy duros. Sobre todo porque los he corrido solo, y cuatro horas corriendo solo se hacen muy muy largas. Os cuento mi Maratón de Sevilla:

Sevilla nos recibió con solecito y 15 grados. Dejamos las maletas en el hotel y un buen amigo que vive en Sevilla hizo de anfitrión llevándonos de cañitas en una ruta muy interesante por la zona de la Maestranza. ¡¡ Que ambientazo ¡! A la cuarta tuve que parar porque me estaba envalentonando y yo había ido a Sevilla a lo que había ido. Así que dije soooooo alto el carro, que me lanzo. Mi hermano y mi amigo Luis, aún se bebieron sus correspondientes Gin Tonics y yo mis aguitas.
A media tarde, fuimos a recoger el Dorsal al Estadio Olímpico de La Cartuja. Que pena de Estadio. Que preciosidad (por dentro) y que abandonado está por fuera.  Recogimos el dorsal, me hice la foto con nuestro campeón Chema Martínez, que tenia un Stand donde vendía su libro “No pienses, Corre” ¡¡ Que Crack ¡! Y recorrimos los 44 stands, comprando  alguna cosa a buen precio (p.e. unas Brooks para mi hermano con un 40% de dto.).
A las 19:30, al hotel. el Barceló Renacimiento, un inmenso hotel que está al lado del Estadio, a cenar prontito y descansar. El hotel, era un hervidero de runners.  Había menú especial para la noche previa a base de pasta, arroces, ensaladas, pollo plancha, fruta, etc. A las 9:30 con todo preparado  a la cama.



Tras una noche donde se duerme regular, por los nervios, a las 6:30 arriba. Duchita para relajar, y al comedor a desayunar.  Más de 100 runners desayunábamos comentando temas de la carrera, como si nos conociéramos de toda la vida. Antonio Lobato el comentarista de la Formula Uno , desayunaba en una mesa junto a mi, y le pregunté si había venido a comentar mi carrera… venia a correrla. Que ambiente más bonito para un Atleta popular y que nervios,, mucho nervios.

Vuelta a la habitación, a equiparme para la carrera, los primeros estiramientos y    ¡¡ vámonos ¡! A las 8:15 salíamos del Hotel un grupo muy numeroso hacia la salida. 6º de temperatura, frio, pero un plástico me protegía bien. Mi dorsal el 2546 entraba en el cajón sub 4 horas. Ya solo faltan 15 minutos. Uffff, los nervios se apoderan de ti. El estar solo y no poder hablar con nadie hace que te asalten todas las dudas del mundo. ¿Voy bien preparado? ¿Voy a ser capaz? ¿Me van a respetar las lesiones? ¿Llevo suficientes geles, glucosa, etc? ¿Que si llevo?, si me paran se creen que soy Eufemiano Fuente del cargamento que llevo… no queria que me pasara lo de Valencia, que me quedé corto. Aunque con precauciones… por lo que le pasó a Javi en Castellón.
El tema de ACDC, “Highway to Hell”, suena a tope, todos los corredores cantándola, altando y dando palmas, los pelos como escarpias y se da la salida, subidon ¡¡¡ VAMMMMMOOOOOOOSSSSSSSSS ¡!!
Como os decia al principio, correr solo aparte de aburrido es un suplicio. Como no hablas con nadie, los primeros Kilometros estás pendiente de las sensaciones, de si noto una molestia aquí o alli, lo cual te produce más dudas. Cuando me quise dar cuenta estaba ya en la Torre del Oro, Km. 5 de carrera, en un promedio de 5:10, bien. Los avituallamientos muy bien organizados, no falta de nada, esponjas, agua y bebidas isotónicas.


Vamos bien, me uno un ratito con un grupo de Badajoz que llevaban un cachondeo bueno y me entretengo escuchándolos, joderrrr ya estamos en el Km. 10,  donde se iba a colocar mi hermano para las primeras fotos y no está. Como me aburro, sin cortarme un pelo, cojo el iPhone y lo llamo. ¡¡ Pablo ¡! ¿Donde paras tio? Voy casi por el 11 y no te he visto….. me dice que nos vemos en el 14… pues nada a seguir…  y alli estaba Pablo esperándome y tras darse un sprint de cojones se coloca por delante de mi para hacerme unas fotos…. Seguimos…. que aburrimiento, 16, 17, 18 …. y zancada a zancada llegamos al 21 en un tiempo real de 1 hora, 50 minutos, y sin molestias. Eso es un promedio de 5:15. Aquí empiezo a pensar que puedo hacer un muy buen tiempo….. Solo me queda otra media, esto está chupao….
Pero de repente en el Km. 26 noto los primeros dolores, las piernas empiezan a fallarme y todavía quedan 16 kms., el ritmo empieza a bajar y cada vez se me hace más pesado… quiero llegar ya al 32 para empezar la cuenta atrás de los últimos 10 kms. pero el dolor de piernas se va incrementando., pero tengo claro que no voy a parar… ya estamos venga…. 28, 29… 30, 31 y 32, ¡¡¡ vamoooosss ¡!! Comienza la cuenta atrás.

Pero estoy viendo un pedazo de muro enfrente de mi tremendo..… El ritmo sigue bajando…. Porque las piernas me duelen muchísimo. Ya soy como un autómata… miro al suelo … no pienso …. De repente un “JEEESSSSUSSSSS” me despierta de mi modo “off”… es mi hermano Pablo, en el Km. 36 “VAAAAAMMMMOOOOOSSSS JEEESSSSSUUUUS” grita sin parar, ¡¡ joder que subidón ¡! , me ve sufrir pero le digo, “tranqui Pablo que llego”, “por mis cojones que llego a meta”…..  ese despertar me hace volver a tirar … tengo que bajar de las 4 horas y tengo margen (cada vez menos), pero no pasan los Kms. …..  37 ……. Ya estamos cruzando el puente hacia la Cartuja,  ¡¡¡ solo quedan 5 kms.¡!! Y tengo un margen de 33 minutos… pero voy lento por el dolor ….38 ….. Unas pasas y medio plátano en el avituallamiento del km. 39 me dan fuerzas para seguir…. Me he comido el margen,  me quedan 2’5 kms. y apenas 14 minutos…. El k. 40 no llega nunca …. Ya lo veo y paso por el cartelón que anuncia el 40…… voy a casi 6:30 pero es que no puedo subir, las piernas no me responden …. 41 y me quedan 6:50 para los 1.197 últimos metros, pero ya estoy viendo el Estadio de La Cartuja y  oyendo el ambiente, eso me da fuerzas…. Empiezan los “pucheros” del llanto de un niño del sobreesfuerzo….. entro en el tunel y salgo al tartan del estadio como si me hubiera metido un chute “esprinto” (es un decir) los casi 300 mts. que me separan de la llegada….…. Y llego a meta en 3:59:56 tiempo real….. Objetivo cumplido …. Y me pongo a llorar a lágrima viva como un crio…  de pura felicidad. Las sensaciones son indescriptibles. Llegar es el premio.

 
Solo os digo que si alguno estáis dudando en hacer una maratón, que lo intentéis. Que vale la pena. Y lo mejor de todo es que se puede hacer. Es una batalla de tu mente contra tu cuerpo. Si tu mente está fuerte, puede con todo. ¡¡¡ ANIMO ¡!!

Jesús Alarcón