27 de marzo de 2013

MEDIA MARATON DE TOLEDO 2013


El correr en tu casa, en tu barrio (el Polígono de Toledo), te hace sentir que la carrera que afrontas es especial. De hecho es así, ya que mi sentimiento se asemejaba al retorno del hijo pródigo.
Hace años, cuando era un adolescente inconsciente, como todos, cuando fumaba y bebía litronas en mis noches de heavy metal, veía alguna mañana, no todas en las que se celebró la carrera, a unos esforzados atletas que corrían el Gran Fondo del Polígono, que era así como se conocía esta carrera antes de que tomara la distancia de la Media Maratón. Entre legañas los aplaudía no con cierto gusanillo. Desde que he empezado a correr, desde mis inicios con las zapatillas de aerobic, me propuse hacer todas las carreras de mi ciudad de Toledo, en especial aquellas que tengan que ver con mi barrio, así pues que la Media Maratón era una cita ineludible.
Ya sé que su nombre es algo engañoso, ya que no transcurre por el Casco Histórico de Toledo, sino en el barrio que está más a las afueras de la ciudad, pero el que más afición al atletismo tiene. La carrera consta de dos vueltas con trampa al final de cada una de ellas, en el Polígono también hay cuestas. Mi emoción al correr en casa fue indescriptible y más si añado el orgullo de llevar la verdinegra por las calles que me vieron crecer haciendo honor al grupo de gente que me ha acogido como si fuera de su familia, como si me conocieron de toda la vida. Son muchos los sentimientos que se me agolpan al recordar lo pasado este  24 de marzo de 2013 que llevaré grabado en mi memoria como un gran día.
La carrera fue magnífica, bien organizada y animada por la gente de mi barrio. Muy recomendable. Sólo hay un pero, la baja participación, cosas de bolos. El tiempo y la temperatura ayudaron y mi marca la mejor hasta el momento que he hecho 1:39:39. Simplemente me queda dar las gracias a todos y cada uno de los miembros de este este gran club que sin vuestra ayuda, consejos y cariño no podría ni plantearme correr un solo metro de seguido. Gracias a mi familia por no desfallecer en su ánimo y apoyo en este día tan importante para mí. En fin, objetivo cumplido.
Verdinegro para siempre y siempre vuestro.
Alfonso "Perlita."