2 de julio de 2013

SAN CLEMENTE-LA GINETA 2013

¡Menudo fin de semana!

Win Wenders hace ya cerca de 30 años rodó una interesante película titulada “París-Texas” que narra un viaje realmente alucinante de reencuentros, desierto y frontera. Los que somos manchegos nos conformamos con hacer un San Clemente-La Gineta para correr dos carreras en doce horas y encima con unos resultados francamente buenos, también con sus desiertos, llanuras y fronteras. Se puede calificar este sábado y domingo como un fin de semana grande... glorioso incluso. Es de estas experiencias que te demuestran por qué hacemos esto de correr por las calles y caminos de los pueblos en busca de algo o de nada. Principalmente de pasarlo bien, que no es poco.

SAN CLEMENTE.
 
San Clemente es un monumental pueblo de la Mancha conquense. Tienen una plaza mayor muy destacable y un conjunto de edificios históricos más que notable. Desde el primer momento se va saboreando el ambiente de las carreras, el reparto de dorsales y bolsas, los saludos, las fotos. De hecho debo decir que uno ya va haciendo conocidos entre los corredores conquenses, especialmente del CDE Tarancón y del CA Iniesta (reencuentro con mis compañeros de la Carrera por Montaña de Cuenca bastante emotivo).

La carrera es nocturna, lo cual le da un cierto encanto y mitiga los rigores del calor que por la tarde era mucho. Una vez situados en la línea de salida no podíamos imaginar lo fuerte que íbamos a correr, con un gran nivel. El recorrido sirve para hacerse una idea de la belleza de un pueblo como San Clemente, no siempre lo mejor por ver está lejos. Debo destacar la buena organización y a la llegada, nada más cruzar la meta, bote de cerveza y bocadillo de jamón, gloria bendita.
Fuimos dos Quijotes (Plaza y un servidor) y una Dulcinea (Laura) que, nos está acostumbrando mal, ganó la carrera con la clase y deportividad que la caracteriza. No olvido tampoco el apoyo de nuestras familias que hicieron que este sábado nocturno fuera completo.

LA GINETA.
 
Legañas mañaneras, bostezos, cierto pesar de piernas pero la cabeza preparada para afrontar una carrera que ya sabíamos de antemano que iba a estar cargada de emociones con un cierto sabor amargo puesto que estaba marca por la pérdida irreparable de nuestro médico, cuidador y ángel de la guarda en el circuito provincial de carreras populares, el Doctor Samuel Andújar.
Una vez realizado el ceremonial habitual, dentro de la carrera que se celebró el domingo hay que destacar dos cosas: el más que emotivo recuerdo y minuto de silencio dedicado a nuestro médico; y el acompañamiento que se hizo a la hija del mismo en carrera por parte de un nutrido grupo de
atletas representando a la inmensa mayoría de clubes, sin olvidar a los corredores independientes que quisieron unirse al homenaje. Es necesario decir que aquellos que corredores que decidieron competir no hicieron otra cosa que ejercer libremente su opción, lo cual no debe ser tomado como gesto de insensibilidad. La tristeza, los gestos de reconocimiento, se sucedieron en todos los rincones de La Gineta. Desde aquí creo que sería necesario el pensar en hacer un homenaje más especial y lucido en forma de carrera no competitiva para recordar al Dr. Samuel, las opciones pueden ser muchas.
En cuanto a la carrera estrictamente hablando, hay que decir que es la muestra de cómo un pueblo busca que el corredor se sienta como en casa, como se deben cuidar ciertos detalles importantes, avituallamientos, animación y buen aperitivo. Es muy de agradecer la utilización de mangueras por algunos vecinos que nos dieron un refresco impagable en forma de lluvia fina. Carrera también rápida y con buenos tiempos y de nuevo Laura en el pódio. Con razón digo que nos estamos acostumbrando mal.

Finalmente se repitió lo que ya es habitual, el hermanamiento entre los miembros de nuestro club formando una gran familia, es una alegría estar con todos vosotros y vosotras. ¡Esto te pone las pilas!
Solo me queda decir que la vida puede ser maravillosa, y un fin de semana como este te lo demuestra.

Siempre vuestro.
 
Alfonso. PRLT.