1 de octubre de 2013

MARATON DE BERLIN 2013

Hace unos años vi un documental sobre el gran Haile Gebrselassie  cuando batió el record del mundo de maratón en Berlín 2008, entonces fue cuando se me metió la idea en la cabeza de correr ese maratón. Año tras año por unas cosas o por otras se iba pasando una nueva edición y nunca veíamos el momento de ir. Hasta que este año, y gracias a mi “hermana”  Alicia que vive en Alemania y me dio el empujón que me faltaba,  me decidí a prepararlo.
El entrenamiento del maratón de Berlín es duro como cualquier otro, pero con el factor añadido de que hay que prepararlo en verano. Por suerte, en esta familia verdinegra a la que me siento muy orgullosa de pertenecer, a todas hay gente dispuesta para salir a correr por lo que todo ha sido mucho más llevadero.
Este ha sido mi tercer maratón aunque el primero en otro país, lo que lo hace más emocionante si cabe, y más si es en una de las ciudades más bonitas y con más historia de Europa. Berlín es impresionante en todos los sentidos y los dos días previos al maratón nos lo pateamos de arriba abajo….¡no todo va a ser correr!. 
El dia anterior a la carrera, recogida de dorsal y visita obligada a la pedazo de feria del corredor que tenían allí montada, ambientazo, cosquilleo ,..hasta a alguno que un día juró que no volvería a correr un maratón ya le entró el gusanillo de volver a repetir, y no es para menos.
En la tarde del sábado se celebró el maratón en patines con el mismo recorrido que el de a pie del domingo, alucinante….
Bueno…y llegó el gran dia( no sé quién estaba más nervioso ,Héctor, mis primos o yo), la salida era a las 8.45 a.m y una hora antes ya estábamos por allí, y es que 40.000 personas iban a empezar a pulular por allí y lo mejor era llegar prontico a la salida. Héctor me dejó en mi cajón unos 40 minutos antes y cual fue la sorpresa de todos los que allí estábamos, que 5 minutos antes de dar la salida escuchamos por megafonía que el “gran Gebre” estaba por allí para dedicarnos unas palabras….¡momentazo! ¡qué grande es ¡…..cuenta atrás y disparo de salida……
Nunca en la vida hubiese imaginado aquello,40.000 personas ocupando las enormes e interminables avenidas de Berlin, ¡y una de esas personas era yo!.Recorrido turístico  inmejorable  por todo el centro de Berlin, música en directo durante todo el recorrido, batukadas, muchísima gente animando, banderas de todos los países…
Mis compañeros de viaje y aimadores a la vez, se hicieron su particular maratón en el metro para poder verme varias veces durante el recorrido, qué campeones, en los km 7, 21, 32 y 42…¡casi ná!. Cada vez que los veía, era
como arrancar de nuevo, un chute de adrenalina, por eso siempre digo que el maratón hay que prepararlo  a conciencia, pero el factor psicológico es imprescindible para no venirte abajo en los peores momentos. 
Esta vez fue a partir del km 24  cuando empecé con mis achaques, intentaba ignorarlos pero los últimos 3 ó 4 km antes de ver al fondo la Puerta de Branderburgo fueron larguísimos….pero al fín…allí estaba, imponente, esperando que pasara por debajo de ella. En ese momento mientras cruzaba esa puerta empecé a hablar sola, gritaba de felicidad, a ratos se me saltaban las lágrimas al ver que todo el sacrificio de estos meses había merecido la pena…es indescriptible ese sentimiento en el que se juntan tantas emociones a la vez e imborrable esa imagen. La meta estaba 195 metros más adelante y mi cara de felicidad debía ser un poema, había terminado el maratón de Berlin y además con marca personal, 3h 09´, seis minutos por debajo de la marca del último maratón.
En ese momento pasaron por mi cabeza mis tres retoños, Héctor, Paula y Sergio, gracias a ellos lo conseguí…
Fui caminando como en una  nube  hasta donde había quedado con Héctor, Alicia y Rafa, besos, abrazos, risas, lágrimas…¡ya estaba hecho!, increíble después de 9 meses de espera( hace 9 meses conseguí ese dorsal), y después de 14 semanas de entrenamiento solo para esto…parecía que nunca iba a llegar y ya había pasado…
Muchisimas gracias a toda la gente que ha estado pendiente , a mis tres amores que me dan la vida, a mi madre, a mi familia, a Ali y Rafa, a los Quijotes (¡qué grandes sois!) y a Angel, mi compañero de fatigas….¡todos sois ENORMES!
Ahora a pensar en el siguiente….
Laura Villar