10 de enero de 2014

LA FAMILIA QUIJOTE.......... By Rodrigo.


Este año el cuerpo no me pide hacer un resumen de la temporada, cosa que por otro lado ya hizo nuestra mejor pluma (Javier Martínez-Verdinegro de corazón), en la crónica de Casas de Lázaro.
Prefiero hablar de dos problemas que veo que se nos plantean como club, por un lado, no paramos de crecer, esto puede ser bueno y malo. Bueno por el hecho de que podremos mejorar nuestros resultados en el circuito, podremos tener a más gente con la que quedar para los desplazamientos, también conoceremos a nuevas personas que nos podrán aportar cosas buenas y por último podremos reencontrarnos con compañeros de antes. Lo malo, que al ser más de setenta miembros, ya no nos conoceremos tanto unos a otros, veremos a algunos quijotes en las carreras, que no podremos llamar por su nombre. Esto es difícil de evitar, pero con buena voluntad por parte de todos se podrá ir corrigiendo con el paso de las carreras.
Al ser una gran familia, será muy difícil que todos podamos quedar para comernos esos jamones que tantos sufrimientos nos cuestan. Tendremos que organizarnos para que no se den malos entendidos, que poco a poco creen mal ambiente, como ha pasado en otros clubes.  

A los nuevos,  ¿no sé por qué nos habéis elegido?, no damos mucho a cambio, os tenéis que inscribir vosotros a las carreras, tenéis que pagar la equipación, no tenemos patrocinadores,  pagamos por ir a las pistas… Bueno sí sé porqué nos habéis elegido, somos simpáticos,  organizamos merendolas, carreras solidarias, no se escuchan en los corrillos de las carreras piques entre nuestros atletas y todas estas cosas se ve que os hacen querer pertenecer a nuestro insigne club.
El otro problema serio al que me refería al empezar, es la excesiva dedicación que veo en algunos de los corredores o atletas populares que me rodean. Yo como sabéis soy maestro de educación física y ahora en mi centro estamos llevando a cabo un proyecto de Castilla-La Mancha + Activa para fomentar los estilos de vida saludables y corregir el problema de la obesidad infantil, que ya es una epidemia en nuestro país. Yo fui deportista de élite en judo durante mi infancia y llegué a competir en los Campeonatos de España de judo. Entrenaba menos que algunos de los que ahora me hacen la moto en las carreras.

 Tenemos que plantearnos si buscamos la salud o si queremos perderla por bajar nuestras marcas. Yo soy de los que opinan que cada uno tenemos unos kilómetros en el cuerpo, si llegamos a ese límite en poco tiempo, empiezan las lesiones. Yo llevo corriendo desde los 14 años, con los que me apunté a un cross en el instituto y las pasé putas en el circuito de motocross de Tobarra. Luego mi entrenador de judo nos hacía unas pretemporadas por la Pulgosa que te dejaban fino. Os cuento esto, porque gente que no ha corrido en su vida, ni ha hecho otros deportes,  ahora está corriendo las carreras a 4 minutos el kilómetro, y yo que llevo ya más de diez años, con esto del circuito me veo presionado para intentar darles alguna explicación, de porqué sigo corriendo las carreras a 5 minutos el kilómetro. ¡Coño!, porque tengo 42 y no puedo con los 78 kilos que peso, que si tienes que hacer farlek, cuestas, series, demasiada revista especializada.

No podemos perder el norte, esto es una afición, para divertirnos, para desconectar, para olvidar que no tenemos trabajo durante un rato, para mejorar nuestras relaciones sociales… Y no para acabar a tortas porque te adelante uno, o para estar más tiempo en el fisioterapeuta que corriendo.  En el atletismo las lesiones se producen por desgaste, suelen ser casi todas musculares, y la única manera de que curen es parar, y esto se ha convertido en una droga tan fuerte, que ves a gente en las carreras que parecen momias, llenos de tiras por todas partes.  Es que es tan importante ganar, yo veo bien que la gente quiera superarse, conseguir algunas metas, pero perder la salud o incluso la vida, como pasó en la última San Silvestre de Gijón… Creo que debemos plantearnos a dónde queremos llegar, no todos los cuerpos están preparados para hacer una maratón, es un esfuerzo sobrehumano, y una vez conseguido,  veo que algunos de mis compañeros, se plantean hacer hasta tres al año, me parece una locura, allá ellos. El sistema puntuación del circuito ha cambiado, pero el anterior, primaba hacer cuantas más carreras mejor, no había atleta que no lo ganara, que no acabara fundido.
Desde aquí, os recomiendo hacer una prueba de esfuerzo, nos gastamos un pastón en pasar la ITV del coche y no somos capaces de hacernos una revisión en condiciones a nosotros mismos. Cuando nos enfrentamos a esfuerzos de gran intensidad y no sabemos cual es nuestro límite, corremos un grave riesgo y no somos conscientes de ello.
Bueno Quijotes, Sanchos y Dulcineas ya os he metido el sermón, esta vez me ha tocado hacer de abuelo cebolleta, pero es que creo que esto se nos está yendo de las manos.
Rodrigo Pérez. Sancho Panza y verdinegro.

Posdata: Esta reflexión no es porque me haya rajado y no piense correr una maratón este año. Recordar como dice el Spiker del circuito, soy el único hombre que no ha corrido una maratón en su vida. Un abrazo a todos.