12 de febrero de 2014

BALAZOTE 2014......

“Albacete está en llano, Balazote en cuesta…”
 
 
Qué sabio es nuestro cancionero popular, aunque no sé si era así o me lo pareció este domingo. Y es que alguno pusimos la reductora varias veces en Balazote.
 
Domingo, 9 AM (lo que me enseña Marcialito, juas). Quedada en Inox para desplazarnos a Balazote y carretera y manta. Allí aparecemos algunos Quijotes y Dulcineas, algunos llevábamos peor cara  que culo, pero aún así fuimos a correr. 43 verdinegros aparecimos por allí (tiembla Saycu, riauuu). El gran Fogadas reaparecía en esta carrera tras unos años de ausencia de los ruedos, lo cual fue muy bien recibido, sobre todo por Perico Ballester.
 
Nos metimos 900 corredores en el poblado, con el consiguiente tapón para coger los dorsales, ya que se encargaron desde la organización de ponerlo difícil a la hora de ver nuestro número de dorsal. Al amigo Salva lo tenían en volandas mirando números  mientras él los cantaba cual niño de San Ildefonso. ¡Qué foto tenías, amigo!
 
En la entrada, charleta de rigor y reparto de ropa para algunos compañeros. No veo a nuestra apalabrada reportera Rocío, afectada en la garganta (Jesús, mimos), pero sí veo a la familia de Barrax. Ojo, pestaña, cómo están de fuertes. Mi primo me dejó claro que los Plaza somos unos tíos chulos: `cambia el pantalón del chándal que está retorcío, y la camiseta también está defectuosa´. ¿A ver si vamos a estar un poco mal hechos nosoooootrosss? Entre tanto veo que está la tele, Visión 6, danzando por ahí. Por Dios, voy a ponerme de corto que salga por lo menos uno guapo en la tele hoy, además del de naranja(ups).
 
 
 
Pues sí, Valen y yo nos vamos a cambiarnos al coche. No queda ni Perry ya por las calles, son y 25, pero oigo unas toses que zurrían más que una locomotora a vapor. Ahí está mi fuerzas que estrena 57 primaveras: felicidades, pichón.
 
Calentamiento de 1 minuto, bajo el lema de que `todo lo que corra calentando es lo que me va a faltar en la carrera´ y a formar en la salida. Es de agradecer que nos tuviesen 5 minuticos mas ahí, todos colocaícos, calenticos, en la salida, con olor a réflex y a follo, alegando motivos técnicos. Hacía frío y ahí se estaba bien, con el olor a churricos. Gracias.
 
Y salimos pa abajo, pa volver pa arribaaaaaa. Subida a Santa Mónica y a las antenas, tooommmaaa. Ahí me acordé de mucha gente, que no quiero nombrar. Y ahí estaba la cámara de televisión, en lo más alto, cuando la cara más girá estaba, como hacía antes Agustín. Me puse guapo, me intenté estirar y cuando llegué al lado la apagaron. Incomprensible. Bueno, ya habían entrevistado a Jesús Reolid, por lo que ya habíamos estado representados en antena.
 
Llegas arriba tras casi 3 km, pues a bajas por un camino que le habían echado unas espuertas de piedras, así, para ver si pisábamos una y nos dejábamos un tobillo. Muy bien, qué bonicos. Dadle un repasico a los caminos, hombre, dádselo. Llegamos a la carretera y dirección Vía Verde. El tiempo acompañaba, nada de aire ni agua, el frío ya no se notaba por lo que se creó en mi cabeza una empanada, una torrija, una nube que ya no sabía si corría, volaba o dormía. El sábado estuve planeando la carrera en la calle Concepción y eso se notaba. Llegamos a la Vía y , tachánnnnn, no me pierdo. Hay que tener un poquito más de ojo, porque cuando vamos muchos corredores, sigues al de adelante y punto, pero cuando van menos, si la gente de la
organización se va antes de que pase el último, los corredores pueden errar en su destino, verdad, Agustín y Luisa? ¿O queríais hacer algún km de más, cual maratoniano? 
 
Bueeeeeno, llego a Balazote y allí oigo a Mateo gritando aquello de `codos´. Ains, qué cuesta. Dice Rodrigo que hay que correr estirado (la verdad, Cristina, es que tienes una foto regulera na más, jjjj) pero subir se sube como se puede.
 
Entrada a meta deseando ánimo a Laura, que ayer fue intervenida por el Doctor Castroverde satisfactoriamente de un menisco dañado, y ducha, ya que habíamos quedado después para comernos un jamoncete y demás en Aguas Nuevas.
Muchísimos verdinegros, muy buen ambiente, buen rollo, detallazos como el de Rodrigo, dejando que entrase antes Cristina, lo que hizo que se llevase un lote muy rico por quedar la 500 (Rorro, jajjajaja)… 
 
Después, en Aguas Nuevas, a algunos se nos hicieron las 6 de la tarde, acompañados de compañeros y familia, como `only one egg´ (bate y  manta). Nos faltó Perlita, que nos estuvo representando en tierras conquenses. Casi  ná lo del ojo.
La semana que viene Bienservida. No te digo ná y te lo digo tó. Nos vemos pues por allí.
 
Quería agradeceros a todos las muestras de cariño que habéis tenido con Laura. Se os quiere.
 
Héctor Plaza 

11 de febrero de 2014

ASCENSO A LA DEGOLLÁ (PRIEGO-CUENCA) 2014.

Es difícil describir con palabras lo que viví el pasado domingo 9 de febrero en el espectacular entorno de Priego en Cuenca. En pocas palabras solo puedo decir que fue dura, muy técnica y tremenda.
Iniciamos viaje con la amenaza constante de la dichosa ciclogénesis explosiva, con la idea de tener que atravesar un río (luego nos dijeron que había un puente provisional) y ver qué narices hacíamos con el frío. Cuando llegamos al pueblo empezamos a vivir el ambiente de la carrera, de una buena carrera. Entrega de dorsales y a prepararse. Como buenos desconocedores del terreno, mi cuñado y yo, no teníamos ni la menor idea de lo que nos esperaba. De hecho un veterano de Calatayud en carreras de montaña nos dice que piensa tardar una hora y media, madre mía luego se demostró que era igual de novato que nosotros en esta carrera.
La salida fue acorde con una carrera de este tipo, bastante tranquila. El esfuerzo que nos esperaba era mucho, algunos de hecho nos lo iban indicando. Ya en las primeras rampas de la primera ascensión dura noté que seguía con los restos del catarro que venía arrastrando desde hace dos semanas atrás. Decido ante esta situación disfrutar de la carrera y del entorno y tener como objetivo terminar. La idea de abandono me acompaña hasta el primer avituallamiento en el que recupero el fuelle y el ánimo. Tras recuperar líquidos y alimento iniciamos el primer descenso duro, peligroso y resbaladizo; que desembocó un puente de canoas y una cuerda para pasar un tramo especialmente duro, lo que supuso una nueva parada.
El segundo ascenso, a la Degollá propiamente dicho, tenía un inicio en exceso peligroso producto de la lluvia que nos iba cayendo, de hecho los raspones que me hice sucedieron en este tramo. Con la rodilla dolorida y con un hilo de sangre pasamos a la parte más agradable de la ascensión, el mar de nubes cubriendo las hoces y la nieve que empieza a cuajar bajo nuestros pies. Tremendo. Sólo por esto merece la pena meterse en estos fregados. El segundo descenso, a tope. A la mitad se comienza a atisbar el pueblo pero lo que menos podía imaginar es el barrizal de poco antes de entrar en las calles de Priego.
La llegada, espectacular, la gente aplaudiendo a rabiar, con admiración de verte llegar tras más de dos horas de batalla, y encima en meta el locutor dice a voz en cuello “¡¡¡¡¡y hace su entrada en meta un valiente del Club Don Quijote de Albacete!!!!!” No lo pude evitar, ¡qué lagrimón! ¡Qué alegrón! ¡Qué pasada! Sinceramente, os la recomiendo. Eso sí hay que ir algo preparado, es una cosa seria.
Siempre vuestro.
Alfonso “Perlita”