12 de marzo de 2014

FUENTEALBILLA 2014



Estaba degustando el aperitivo, que la organización había preparado,  con una merecida cerveza  en la mano y  rodeado de algunos amigos y compañeros del club, cuando se acerca creo que Javier, perdonadme que aún me lie con los nombres pero esto son  cosas del novato, y me pide que haga la crónica de  la carrera de Fuentealbilla  y se la envíe a Pedro de La Rosa, supongo que esto funciona así y aunque la narrativa no es lo mío creo que es una buena ocasión para que participemos en las tareas del grupo los que nos acabamos de incorporar a la “verde”.
 
Cuando me dirigía a Fuentealbilla disfrutando del paisaje de la Manchuela junto a mi compañera de carreras y flamante fichaje del equipo, me asaltaban algunas dudas y curiosidades. Primero como andaría de piernas tras los 32 que hice el jueves en mi preparación para la maratón del próximo domingo en Barcelona- la doceava – y después de algún exceso el sábado. Segundo como andaría Salva tras dos días de “velatorio” hasta el alba con paella sabatina incluida. Y tercero como responderían las zapatillas, alpargatas, chanclas o como se llamen que luciría Pedro, a las que él llama “minimalistas”, a mi me parecen un poco friki tirando a horterillas, pero todo se andará o se “correrá”. Acabada la carrera todo en su sitio, afortunadamente: las piernas bien, Salva en su línea de no esperar a nadie aunque algo más pálido que de costumbre y las “minimalistas” todo un éxito, no han dejado huella en todo el camino y Pedro ha volado. Enhorabuena, pero vuelvo a la carrera que me enrollo.
 
Las condiciones para la carrera prometían: sol- le dije a Bego hoy de corto pero no me hizo caso-, más de mil corredores, terreno llano, distancia corta, ideal para los más veloces, y buena animación por parte de los fuentealbilleses, nada que ver con la edición pasada donde hasta el pitido no sabíamos si correr o no con el paraguas, aunque afortunadamente la lluvia nos respetó hasta la vuelta que fue mojadita.  Foto de rigor con todo “El Quijote” a la que los nuevos ya nos vamos acostumbrando, habituados antaño a la foto del móvil de tu a mí, en fin tomamos posiciones me coloco al lado de Pedro con cuidado de no pisarle y le digo hoy voy despacio que tengo que asegurar para la que nos espera el domingo- el también visitará y correrá por  la ciudad condal-, pero la intención me dura el pitido de inicio  y al primer giro ya me veo solo pero ahora a diferencia de antes  busco la referencia de otro verde del Quijte, que somos muchos y repartidos durante toda la carrera lo que añade ese colorido verde pradera a la prueba,  y así me pongo al lado de Rodrigo-espero no equivocarme de persona ni de nombre- y charlamos durante unos kilómetros, el recuperándose del gemelo y yo controlando mi carrera, sigo a mi ritmo y me encuentro con Rafa y continuo siguiendo con la vista la referencia de otros verdes del equipo  a los que llevo delante y así y casi sin darme cuenta  hasta la meta. Abrazos, saludos, fotos, esperas y foto con Antonio en la escultura bronceada del fuentealbillés más conocido y querido- Don Andrés Iniesta- y verdadero cerebro del barca de mi corazón y finalmente el magnífico ágape ceremonial con que nos han agasajado en este acogedor pueblo.
Y eso es todo. Espero que como somos mucho tarde en hacer la próxima crónica o que me toque Fuentealbilla 2015

Felicidades a todos y enhorabuena a todos los quijotes que hemos tomado hoy Fuentealbilla es un placer correr con vosotros.
Juan Carlos Sánchez Tébar