15 de mayo de 2014

VALDEGANGA 2014

Ante todo pediros disculpas a todas las Dulcineas y Quijote en redactar esta crónica, pero es mi primera crónica y ando saturado de trabajo, trabajo en agencia de viajes y estamos en Mayo...
La gran mayoría del club no me conocerá a pesar de llevar un par de año como Quijote, pero mas bien parezco becario de Sancho Panza y a media jornada, pues este año apenas he corrido un par de carreras y esta de Valdeganga es la clásica que falta en mi palmares deportivo.
Amaneció algo nublado, pero a media mañana desaparecieron las nubes y hacia una buena tarde, aunque demasiada para esta carrera. 



Como siempre, tras el pistoletazo de salida en la puerta de la Igleria, salimos los primeros metros prácticamente andando hasta pasar de nuevo por la Plaza Mayor, que ya iba estirándose el grupo. Una vez mas, pensé, me he colocalo demasiado atrás y sé que por la rivera del río, me va a costar mas adelantar (ojo, si fuera necesario y me acompañasen las fuerzas), así que fui dándome caña los primero kilómetros a un tiempo de 4,35 y 4,50; demasiado rápido sin pagarlo posteriormente, pero los siguiente kilómetros fueron mas tranquilos. Primeras cuestas junto a la granja, un repecho y bajada, todo combinado con un terreno demasiado seco y arenoso por la falta de lluvias. Al llegar a la Ermita del Santo, comienzo a coger ya las deseadas sombras y algo de fresquito proveniente del río, cuyo caudal también ha mermado este año.

Pasamos el control de los 5km y mi cabeza ya empieza a pensar en el asfalto que se nos avecina, incluido el paso por debajo del puente nuevo y su subida, pero bueno no podían flaquear las fuerzas aunque fuera aminorando la marcha, pues sabia de sobra que esto no era lo mas duro de la carrera. 

La salida a la carretera era la bestia, mi bestia en la carrera, aunque ha habido veces que la he subido corriendo y andando, llevaba unas cuantas veces que no me paraba así que "a por ella"  y poco a poco fui subiéndola, animado por el publico y mas adelante por la Banda Municipal fui sacándola adelante hasta llegar a la Cooperativa que indicaba el final de la pesadilla y comienzo del terreno llano. Ultima recta y ultimas fuerzas para pasar la línea de meta junto a mi hijo Marco que me esperaba unos 200 metros antes de la meta. Tiempo oficial 48,25h, y feliz por haberla terminado, un año mas.

Gracias y hasta la próxima

Julián García

12 de mayo de 2014

MEDIA MARATON ALBACETE 2014


11 de mayo de 2014

UN DONATIVO = UN DORSAL 2014.....



EL COLOR PÚRPURA.


Hace muchos años, en la antigüedad, el color púrpura era símbolo de poder. 

Esto tiene una explicación, fueron los Fenicios quienes obtenían tan raro y preciado color, extrayéndolo de unos moluscos que pescaban en algunas costas del Mediterráneo y del Atlántico, sobre todo en las aguas del archipiélago canario y tintando después las telas con él.

  Era un color nada visto, muy escaso, muy difícil de obtener. Es por eso que fueron algunos  emperadores, reyes y sumos sacerdotes, quienes se adueñaron de su exclusividad e hicieron de ese color una de sus señas de identidad.   

En la actualidad, se sigue utilizando de distintas formas y para distintos fines. La iglesia católica sigue utilizándolo en la eucaristía, supongo que como símbolo de poder... Pero hay personas que sin vestirlo, lo irradian, irradian poder, el poder de la bondad, el compromiso y la ayuda desinteresada a sus iguales. Renuncian a muchas cosas, familia, amigos, diversión... y quizá a lo más preciado que un ser humano tiene, su tiempo. Y lo hacen de forma natural, desprendida y sin esperar nada a cambio.
Las monjitas del Cotolengo son el mejor ejemplo, consagran su vida a los demás si esperar nada.

 Hoy ha sido un día grande, me he sentido orgulloso al comprobar una vez más que hay mucha gente solidaria y dispuesta a colaborar en este tipo de causas. Con la aportación de hoy, unos 1054€, las monjitas podrán tapar alguno de los muchos gastos que tienen para ayudar a tanta gente. No olvidemos que diariamente dan de comer y cenar a más de doscientas personas sin recursos, además de atender día y noche los 365 días del año a multitud de enfermos y personas desahuciadas que tienen en el Cotolengo. Su labor es sorda, abnegada y ejemplarizante para todos nosotros. Pero sobre todo me enorgullece pertenecer a este fabuloso grupo humano que forma mi Club Don Quijote Albacete, que un año más ha montado este tinglado, lleno de trabajo, gestiones, reuniones, miedos, desvelos, peticiones a terceros y lleno también de tantas y tantas interrogantes...¿Saldrá bien? ¿Irá bastante gente? ¿Lo habremos difundido lo suficiente?  ¿Hará buen día....?

Un año más la gran familia del atletismo popular ha dado la talla, quiero agradecer a todos y cada uno de vosotros vuestro apoyo y colaboración. No diré nombres para no olvidar a nadie, pero todos sabéis quienes sois. Creo honestamente que a nivel organizativo nos hemos superado con respecto a ediciones anteriores, si en algo hemos fallado pido disculpas. 

Durante la organización del entrenamiento solidario, hemos tenido numerosas reuniones para diseñar el evento, asignar tareas a los voluntarios, conseguir permisos, hablar con
patrocinadores...etc. Ha sido una tarea a veces ardua, a veces gratificante, pero siempre con el compromiso inquebrantable  de quienes estábamos en el ajo.

Todas esas gestiones, reuniones, dudas y por qué no decirlo, cañuscos, han tenido un
denominador común, ese denominador común ha sido el color púrpura...

En estas reuniones pude comprobar con mis propios ojos,  de donde se obtiene el color púrpura en la actualidad.

El promotor de esta aventura solidaria es nuestro Laureano, Lauri es quien tiene relación con las monjitas, ya que colabora con ellas trabajando y ayudando a los enfermos varios días a la semana desde hace muchos años. Además de eso, he podido comprobar a lo largo del tiempo, que es un gran productor de color púrpura.

 A veces creo que Lauri es una mutación de ese molusco colorado  que pescaban los fenicios...otras veces cuando lo veo con su capa de nazareno púrpura, pienso que es un superhéroe con superpoderes púrpuras... Lo cierto es que en nuestras reuniones,  mientras blandía sus gafas de pasta negras en una mano, el bolígrafo en la otra y cabeceaba incesantemente  cargado de razón, comprobé perplejo como  esparcía a su alrededor ese color del poder, el poder de ilusionarnos, implicarnos y contagiarnos a todos de su ilusión, solidaridad y de su buen corazón. 

Por todo esto y por muchas cosas más quiero expresarte mi gratitud y mi reconocimiento.

 El próximo año más y mejor.

Gracias a todos.

Cronista de ustedes.

Javier Martínez Lorenzo.    
                                                                                            Verdinegro el corazón...